Feeds:
Entradas
Comentarios

El día que aprobé mis oposiciones como profesor de Enseñanza Secundaria fue, junto a otros pocos y elegidos días, uno de los momentos más felices de mi vida. La razón no era porque, como podrán pensar algunos, me había asegurado un porvenir (cosa que por otra parte no niego) sino porque entré en el mundo de la enseñanza por una serie de conjunciones que no vienen al caso y desde el primer momento entendí y comprendí que mi vocación era la de enseñar. Cuando consigo “conectar” con mis alumnos (eso que algunos llaman el proceso de “enseñanza-aprendizaje”), cuando veo que entienden lo que les explico y saben como aplicarlo a la realidad, aún me estremezco por dentro.

Por varios centros he pasado impartiendo clase y  de momento, donde más a gusto he trabajado, es en este en el que estoy ahora. Creo que tengo compañeros formidables y excelentemente preparados para la dura tarea de enseñar, y a veces, de educar.

Sin embargo, he de decirlo, tengo un compañero que me saca de quicio. Llamémosle Mr. Eg (por lo de Enano Gruñón).

Para empezar, este compañero se equivocó de destino. Debería haber sido profesor de universidad, donde los alumnos se comportaran modélicamente y fuesen capaces de reírles sus bromas por un aprobado.

Sus virtudes son varias: es capaz de desquiciar a cualquiera, él es siempre el mejor y siempre se atribuye todo, cree que todo el Claustro está contra él (excepto su reducido círculo de amistades que no comprendo como lo aguantan), en ocasiones al cruzarte con él te mira de forma enojosa sin tú saber cual es la causa (¡Dios mío, hoy me he peinado como a él no le gusta!, piensa uno), a parte de otros muchos detalles muy esclarecedores de su personalidad…

Mi padre me enseñó que siempre se debe intentar  dar el máximo en el trabajo, y ese es uno de mis lemas. También a ser diplomático y evitar las confrontaciones (o lo habré aprendido con la edad, no sé). No obstante, Mr. Eg está consiguiendo hacerme perder la paciencia…

Todo lo que pide por esa boca (porque él cree que está mal o no le gusta), se cambia y, aún así,  uno se calla para evitar enfrentamientos. Pero esta persona sigue obstinada en “torpedear” a cualquiera porque no se realizan las cosas como él quiere…

Su afán de protagonismo raya en la locura, y cuando se le intenta dar participación, realiza sublimemente “un mutis por el foro”, y que otros se encarguen.

Sinceramente me da mucha lástima. Ningún día de su vida será totalmente feliz y como esa sensación yo la tengo a menudo, creo que su sufrimiento es penoso…Además sus alumnos lo sufren “en silencio” como las hemorroides.

Por su bien y por el de todos, ojalá algún día vea la luz. Entonces todos descansaremos.

Vía “Pillate un Linux” blog al cual estoy suscrito a través de RSS, leo el siguiente artículo que reproduzco en su totalidad:

A vueltas con la Ley Sinde, algunos “artistas” han expresado sus opiniones mediante cartas abiertas en periódicos, como es el caso de Javier Bardem o Alejandro Sanz en El País. Como es normal, algunas personas se han cansado de escuchar tantas tonterías y un científico ha publicado una carta contestando a este último. Primero leed a Sanz, para entrar en materia.

Carta Abierta a Alejandro Sanz

21-01-2010

Hola Alejandro,

Hace muchos días que ando dándole vueltas a la ley Sinde, a los derechos de autor, y leyendo tus desafortunados tweets. Ahora que tengo las tres cosas juntitas, déjame que te comente algunas cosas.

Soy científico, investigador del Centro Nacional de Biotecnología y actualmente “Visiting Assistant in Research” en la Yale School of Medicine, en New Haven, Conneticcut.

Trabajo en el desarrollo de  vacunas para el tercer mundo, centrando mis esfuerzos en la Leishmaniasis, una enfermedad olvidada que mata e incapacita en África, Asia y Sudamérica. Sí, esos mismos sitios para los que, de vez en cuando, puedes montar una parranda benéfica. Y aunque no lo sepas (y muchas personas no lo saben) es esa enfermedad que hace que miles de pobres niños tengan el vientre hinchado y mueran. La misma que hace que sus padres no puedan trabajar. Entre nosotros, ese tipo de enfermedades que hace que el tercer mundo siga siendo tercer mundo.

Cuando consigo que mi trabajo funcione, tras muchísimas horas de laboratorio exponiéndome a múltiples riesgos para mi salud, intento publicar mis resultados. ¿Sabes lo que pasa cuando lo hago? Que la revista se queda con todos mis derechos de autor. CON TODOS. Si quiero, no sé, poner una figura de mi trabajo en algún otro formato, tengo que pedir permiso. Por mi figura. Por mi trabajo. Y te hablo de figuras en blanco y negro. En color no podemos pagarlas.

¿Sabes por qué? Porque PAGO POR PUBLICAR. Sí, en serio, lo hacemos. Mi laboratorio tiene que pagar para poder difundir los avances científicos que puedan curar a esos niños o a sus padres en el futuro. PAGO POR PUBLICAR y tengo que pedir permiso por mi figura, por mi trabajo.

Ahora podrías meter en 140 caracteres que luchar por mis derechos no me impide que tu lo hagas por los tuyos, yo seguiría leyendo.

Desde que el hombre es hombre, desde que el ser humano es humano, ha demostrado que necesita expresar sus sentimientos. Y de ahí surgió el arte. También, al mismo tiempo, surgieron las preguntas de qué hacía aquí. Los famosos “de dónde vengo, quién soy, y a dónde voy”.

Y es que las dos cosas, ciencia y arte, son humanas, pero no por ello profesiones.

Mira, no sé, 100 o 200 años atrás. El arte lo hacía el que podía permitírselo. Y la ciencia también. Hasta Darwin descubrió el origen de las especies en un tour por el mundo, en el que vio que los pinzones de unas islas tenían los picos más grandes que otros. La gran revolución científica vino de un viaje de alguien que pudo permitírselo.

Ahora, industria mediante, los artistas cobran por entretener y los científicos cobran por descubrir cosas. Una maravilla para los que no somos de familias ricas y queremos hacer ciencia o arte.

Yo me he quejado y mucho de mi falta de derechos. De intentar defender lo que ahora, para mí, es más que un reconocido trabajo. Y también creo cosas.

La diferencia es que yo con un salario tengo. Y lucho por un salario digno. QUE ME PAGUEN POR MI TRABAJO. No creo que tenga sentido que me paguen tiempo después por mis logros. Te recuerdo que lo que yo quiero es una vacuna para el tercer mundo. Y pagar mis facturas. No quiero ningún rendimiento extra que no me merezco. No quiero derechos de autor, quiero que mis avances sigan derechos a conseguir su objetivo.

Entiendo que quieras que te paguen por tu trabajo. Y deberías (que lo haces) negociar lo que te paga una discográfica por grabar un nuevo disco. O que defiendas tu caché en los escenarios. Pero cobrar también impuestos sobre los CD´s , discos duros, lo-que-sea que la S.G.A.E quiera inventar para sangrar al ciudadano medio, perdóname muy mucho, pero yo, lo veo excesivo. Intentar lanzar una ley que te permita cobrar más de lo que te toca porque la industria que a ti te trata bien se está muriendo, lo siento, pero no. Limitar las libertades individuales para maximizar vuestro beneficio no es justo.

¿Sabes por qué tengo un blog de divulgación científica? Para que el mundo vea que la ciencia es importante. Para que posiblemente en el futuro sea una profesión digna. Yo no busco hacerme rico. Yo no quiero recortar libertades. Yo lucho por cambiar la industria que hace que mi actual profesión me obligue a tener otra con la que, juntas, poder pagar las facturas.

Y por favor, no vuelvas a comparar los derechos a recibir medicamentos de los niños pobres con el derecho a declarar culpable de piratería a diestro y siniestro. Que ya lleváis demasiado tiempo cobrando por ello. Renovaros o morid. Pero no hables de los que de verdad mueren aunque de vez en cuando reciban tu calderilla.

Atentamente,

Lucas Sánchez.

Sonicando

Sinceramente, esta entrada se merece que hiciese un hueco entre mis asuntos para que todos pudiésemos reflexionar sobre los derechos de autor (después de tener tanto tiempo el blog parado)… Sin desperdicio. Por eso aún no sé porque tengo que pagar un canon cuando utilizo totalmente software libre, escucho música en Spotify libre o por guardar mis fotos personales… entre otros ejemplos.

Gracias a mi hermano Ángel, veo en youtube este video interesante que pone de manifiesto con cifras y con rotundidad la importancia hoy en día de las Redes Sociales… una nueva Revolución humana, que con el paso de los años quizás veamos su verdadera importancia…

Datos un poco escalofríantes si uno se para detenidamente a pensarlo…

De nuevo, nuestra distribución autonómica ha movido ficha y ya tenemos disponible para su evaluación la primera beta de gnuLinEx 2010. Yo la estoy probando en estos momentos en versión Live y corre sin ningún problema…

El nuevo gnuLinEx incorpora los soportes más avanzados para la gestión de todo tipo de dispositivos de última generación. En este sentido, dispondrá de software especialmente testado para el reconocimiento de hardware 3G o para detectar dispositivos WIFI sin necesidad de una configuración especial.

El nuevo gnuLinEx está basado en Debian Lenny 5.0.3 e incorpora ya desde su versión beta el kernel 2.6.30 de Linux. Además, gnuLinEx 2010 estará a disposición del ciudadano en versiones Live, que arranca sin necesidad de instalarla en el disco duro, o instalable a través de un instalador de fácil uso como Debian Installer.

Por lo demás la versión de gnuLinEx que se presenta dispone de la suite ofimática OpenOffice 3.2, Pitivi como editor de vídeo, Serpentine y VLC para reproducir archivos multimedia, gthumb o F-spot en el apartado de gráficos y gnome.do como lanzador de aplicaciones. Incluye asimismo GNOME 2.22.3 como entorno de escritorio, BEAGLE para la búsqueda de archivos en el sistema, además de navegador web, aplicaciones de oficina, multimedia, juegos o una completa plataforma de desarrollo para programadores.

Todas estas cualidades convierten a la distribución en una herramienta tecnológica potente y fiable “donde, además, no existen virus y, por lo tanto, debe ser vista como el entorno ideal para hacer compras en Internet u otras actividades de red con toda confianza y tranquilidad”, según los responsables de desarrollo del software.

Es posible descargar la beta de gnuLinEx 2010 a través de la siguiente dirección web: http://www.linex.org/joomlaex/downloads/linex-2010-beta.iso

Aquí tenéis unos pantallazos del menú “Aplicaciones” para que véais lo instalado por defecto:

Ánimo y a probarla! ;D

Bienvenuto, Fernando…

Después de mucha inactividad en mi blog por causa del ingente trabajo que tengo, ésta es la mejor entrada que podía escribir para volver a retomarlo.

Las expectativas eran máximas… “El mejor coche que he tenido nunca”… replicaba él. Desde luego, no podría comenzar mejor el mundial de F1. Alonso, primero. Massa, segundo. Después de 49 vueltas hemos vuelto a ver al mejor Fernando. El binomio es perfecto, no nos engañemos. El mejor coche del paddock junto al mejor piloto. Inteligencia, muy trabajador, capaz de sacar lo mejor de sí mismo y de su coche, la simbiosis Fernando-Ferrari puede hacer época y recordarnos a la que tuvo el kaiser con la escuderia italiana.

Se lo merece. De carácter introvertido y por eso quizás odiado, es el más inteligente, el más calculador y el mejor piloto (quizás) que hay ahora mismo en la línea de salida. Toda España e Italia espera una temporada que marcará un antes y un después…

El áve fénix ha resurgido de sus cenizas…

È giunto il momento, Fernando. Santiago y cierra España!

Estupenda versión de esta genial canción de Queen… memorable…

Que no me diga nadie que no está conseguido…. :D

Mi hija que me conoce a la perfección me regaló hace un par de semanas un ejemplar del último libro de Dan Brown: “El símbolo perdido”. Ambientado en Washington en la búsqueda por parte de Robert Langdon de un misterio por resolver masónico, Brown continua en el hilo del “Codigo Da Vinci” y de “Ángeles y Demonios”.

En mi opinión resulta un libro fácil de leer que gustará a aquellas personas ávidas de misterio e intriga. Lo bueno de este escritor es que su documentación es muy buena y eso se nota en una lectura llena de detalles. Te entran ganas (a los que no hemos puesto un pie en Washington) de buscar imágenes de los edificios que tan fielmente recrea. El “pero” que yo le pongo y que creo que también le pasó en sus anteriores novelas es que a medida que vamos llegando al final de la trama, ésta se va diluyendo como río que llega a la mar…

Es un libro recomendable para pasar buenos ratos entretenidos…

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.